Este clásico de culto del 2010 podría llegar a Nintendo