Greg Rucka y el desafío de adaptar su propio cómic de La Vieja Guardia para Netflix


Este 10 de julio se concretará el estreno de esta propuesta de acción protagonizada por Charlize Theron.

A lo largo de su carrera en los cómics, Greg Rucka ha sido reconocido por su trabajo en diversas etapas de algunos de los más importantes superhéroes, incluidos Superman, Batman y Wonder Woman.

Pero el escritor también ha dado rienda suelta a sus propias co-creaciones originales, las que también han sido reconocidas por los Oscar de la industria, los Premios Eisner. Ahí están obras como Whiteout, Queen & Country y Lazarus.

Una de las más recientes y elogiadas de sus propuestas es La Vieja Guardia, un cómic que realizó junto al dibujante Leandro Fernández y que presenta a un grupo de cuatro mercenarios con vidas extremadamente largas – y capacidades regenerativas – que durante milenios han estado involucrados en los principales conflictos bélicos de la humanidad.

Trabajando para el mejor postor, todo cambia para estos “soldados de la fortuna” una vez que son detectados por una corporación en la actualidad y comienzan a ser perseguidos por la posibilidad de acceder al secreto que les da una juventud casi eterna.

Todo eso del cómic está en su traspaso cinematográfico, cuyo fue escrito por el propio Rucka. De ese proceso creativo, ante el inminente estreno de la película, conversamos con el escritor.

¿Cómo fue colaborar con Netflix y la productora Skydance para hacer esta adaptación?

Fue grandioso, quiero decir… estuve bailando con que mi trabajo tuviese adaptaciones de Hollywood durante gran parte de los últimos 20 años. Y nunca, pero nunca en ese tiempo había trabajado con un grupo de personas tan inteligente y aterrizadas. Sé que eso suena como un cliché, pero es genuinamente verdadero.

Skydance, que adquirió los derechos de la miniserie original que hicimos con Leandro Fernández, me trajo para escribir el guión. Skydance la desarrolló, contrató a Gina Prince-Bythewood para dirigirla y yo trabajé junto a ella para armar la adaptación. Skydance fue hasta Netflix y luego ellos trajeron a Charlize Theron. Y todo ese proceso fue increíble. Este fue un sueño, no tenía motivos para esperar que fuese una experiencia tan maravillosa como lo fue.

Trabajaste en el cómic y también en la película, ¿Cuál es la mayor diferencia entre ambos procesos?

Es interesante, porque en ambos medios hay límites para lo que puedes hacer. En un cómic es literalmente cuáles son los límites del espacio físico. Cuántas páginas tienes para contar tu historia, cuanto espacio en la página, así que con eso en un cómic, tú sabes, hay beneficios. Existen cosas que funcionan realmente bien en un cómic, pero no funcionan en ningún otro medio. Y hay cosas que no funcionan en un cómic y que solo van a funcionar en otro medio.

Un gran ejemplo es una persecución automovilística. No importa qué tan buena sea en un cómic, nunca será mejor que en una película. No puede serlo, porque no tienes ese movimiento ni la sensación de velocidad. Cuándo haces una película, el límite es diferente y de muchas maneras son mucho más prácticos. ¿Puedes filmar realmente a este oso? ¿Cuánto dinero hay? ¿Está ese lugar disponible? ¿Puede hacer un actor realmente esto? Ja ja ja. Tú sabes, cosas como esas.

Pero la otra cosa que sucede es que, honestamente, en lo que respecta a adaptar mi trabajo, que es algo que ya he hecho, te remarca que los cómics son dispositivos muy eficientes para contar historias, porque el escritor depende fuertemente de lo que el lector está suponiendo de la historia. Y una película no hace tanto de eso.

Una película necesita darte todo el tejido conectivo y no va a funcionar si pide que la audiencia provea todo eso. Pero el resultado de eso es asombroso, porque puedes enfocarte de forma más precisa en más cosas y particularmente en más personajes. Así que el factor más grande en la adaptación para mi fue darle más fijación a personajes como Nile o Copley de lo que pude darles en el cómic.

Lo primero que leí en el cómic fue una frase: este es un cuento de hadas de sangre y balas. ¿Está eso también en el corazón de la película?

No es usado en la película…

¿Pero está en su corazón?

Oh, sí. Creo que la película es un mucho menos cuento de hadas.


A %d blogueros les gusta esto: