EN EL ‘DRÁCULA’ DE NETFLIX, VAN HELSING ES UNA MONJA

La miniserie de Netflix y la BBC está generando muchos comentarios en estos primeros días de 2020, pero hay un personaje que se ha ganado la admiración inmediata de los espectadores.

En estos primeros días del año, no hay duda de que ‘Drácula’ ha acaparado la conversación seriéfila. Netflix ha estrenado este viernes una nueva adaptación de la novela de Bram Stoker sobre el vampiro más famoso de todos los tiempos (sorry not sorry, Edward Cullen), en tres episodios creados por Steven Moffat (‘Sherlock’) que recorren la historia con un tono mucho más cachondo, sangriento y ateo que anteriores versiones. El actor danés Claes Bang interpreta al Conde Drácula con un derroche de sensualidad, terror y, sobre todo, aires renovados, sin olvidar los homenajes a intérpretes precedentes como Christopher Lee. Sin embargo, por muy convincente que se muestre, hay otro personaje que en el primer episodio ha robado el corazón de los espectadores. Un personaje que todos conocemos, pero que se presenta aquí algo… diferente.

Todos recordamos al cazador de vampiros Abraham Van Helsing, el único con las suficientes habilidades y conocimientos como para plantarle cara al mismísimo Drácula en la novela original. En la serie de Netflix, este personaje ya no es un hombre casi anciano, sino una mujer joven y monja llamada Agatha Van Helsing. Como ella mismo dice cuando se encuentra por primera a vez cara a cara con Drácula: “Soy todas tus pesadillas al mismo tiempo: una mujer con educación y un crucifijo”. Además, es divertidísima.

Pero, ¿cómo llegó esta idea a la mesa de guionistas? Así fue según contaba Moffat en una entrevista con Newsweek:

“Entonces se nos ocurrió la idea de una monja atea, simplemente la llamamos ‘Monja atea’, una monja que realmente no cree en nada y hace muchos chistes, y ese personaje saltó inmediatamente a lo más alto del guión. Pensábamos: “Dios mío, eso es genial”. Y rápidamente dijimos: “Es Van Helsing, ¿no? No necesitamos a nadie más, solo necesitamos a la monja”. Entonces pensamos: “Las monjas están más o menos vestidas con un traje de superhéroe para luchar contra vampiros, ¿no es así? ¿Por qué Bram [Stoker] no pensó en eso?”.

Agatha Van Helsing se ha ido convirtiendo en una de las favoritas de los espectadores que estos días han disfrutado de ‘Drácula’. Hay algo tan anacrónico y atrevido en su forma de hablar, en su visionaria inteligencia para enfrentarse al vampiro. Aunque esta no es la primera vez que vemos al personaje (o, al menos, su espíritu) en el cuerpo de una mujer. La serie ‘Van Helsing’ estaba protagonizada por la nieta del personaje, que recogía el testigo familiar para enfrentarse a vampiros. Aquí, en cambio, el llamado ‘gender swap’ (cambio de sexo) se hace efectivo para darnos una nueva versión del personaje creado por Bram Stoker e interpretado por la actriz británica Dolly Wells.

¿Seguiremos viendo la continuación de la Hermana Agatha? ¿Quizás un ‘spin-off’ para ella sola? Desde luego, carisma tiene para rato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *